Mi cronica del I Triatlón Desafío Cíes

Texto publicado originalmente en septiembre del 2103, en el anterior blog.

 

Hecho, está hecho. He sido capaz de vencer al desafío Cíes el triatlón de media distancia, incluso bajar de 5 horas. Satisfecho por el logro que no es fácil, y por haber disfrutado.

Ahora toca hacer crónica pura y dura de cómo transcurrió la carrera, ahora sí. De cómo fue el acercamiento o lo que es después, ya haré resúmenes en posteriores crónicas.

Para mi la prueba arranca el sábado, cuando voy con mi amigo David a recoger el dorsal, con la intención de asistir al Briefing de la prueba. Cuando llegamos a los aparcamientos de la playa del Vao, el ambiente es sencillamente espectacular. Ambiente de cita grande, según nos acercamos vemos el parking donde estaba instalada la zona de transición, perfectamente alfombrado y preparado para albergar 500 bicis. Carpas de patrocinadores y una larga cola para recoger el dorsal a la que accedimos rápidamente para que no se nos alargase mucho más la espera. Saludos de rigor entre compañeros y conocidos y como la cosa se alargaba un poco y nos facilitaban un libro con todo muy bien detallado, decidimos irnos sin acabar el briefing, ya que las bicis habíamos decidido dejarlas el mismo día de la carrera.

Solo quedaba pasar la noche y empezar al lío. Cena de pasta como es debido, últimos detalles para no llevarse sorpresas con el material y pronto para cama. Pronto? Ni pronto ni tarde, aunque me acostaría a las 11 no dejaba de darle vueltas y vueltas, creo que debí dormir 2 horas en toda la noche siendo muy optimistas.

5 de la mañana, me levanto cuando suena el despertador aunque llevaba un buen rato haciendo cuentas de ovejas y animales diversos para entretener la mente. Desayuno más o menos lo mismo que a diario, café; tostadas; yogurt con miel; zumo. Me gusta desayunar con tranquilidad aunque deba levantarme media hora antes habitualmente, así que intento seguir el rito diario. Como tenía todo preparado, solo había que vestirse, poner las mochilas en el coche y a buscar a David quién ya me estaba esperando en su casa a las 6 como habíamos quedado.

Llegamos a la playa del Vao, muy temprano sobre las 6:30 y tras darnos una vuelta haciendo tiempo para la apertura de los boxes preparamos las bicis y el material para hacer el checking y dejarlo en la zona de transiciones. La bici bien colocada con las zapatillas puestas, las zapatillas de correr con los calcetines preparados para poner rápidamente, gorra; portadorsal; gafas, casco… todo en orden.

Pasa el tiempo y se acerca la hora de salida. Me da tiempo ha realizar un calentamiento de carrera antes de irnos a poner el neopreno. Nos dirigimos al guardarropa para dejar la mochila y ponernos el neopreno. Aquí perdería de vista a David hasta el final de la bici, algo culpa mía pero ya había avisado que necesito pasar mis nervios a mi ritmo. Me dirijo al agua y compruebo que tiene una temperatura perfecta, intento hacer algo de calentamiento antes de que se realice la salida, que se retrasaría unos 10 minutos del horario previsto para las 8.

Agua

Tras el bocinazo, nos lanzamos los casi 500 Trileros (expresión acuñada por nuestro compañero Victor en atletismo Porriño) a realizar el recorrido por la ría de Vigo de 1,900 metros. No me pareció una salida excesivamente violenta, aunque si que patadas y brazos es inevitable recibir o dar por la sencilla razón de coincidir un número tan grande de gente. Si que me pareció un poco caótico para la orientación el tema boyas. Con un largo de 900 mts de ida y otro de vuelta se hacía muy difícil hacer una buena orientación ya que tampoco había unas referencias muy cercanas en el horizonte para dejarse guiar. Para hacer de guía habían provisto al recorrido de tres boyas rojas pequeñas en el medio de cada largo, aquí surgiría uno de los primeros detalles ya que alguna gente de las barcas iban también de rojo y sobre todo al regreso hacía que los confundieses con las boyas. Mi natación creo que aún no siendo buena, esta fue pésima. Siempre con un ritmo plano, con la sensación de no poder forzar. A la salida del agua se confirmaba la mala natación: 41:25

Bici

Tras una buena transición, 1:35 (clavaría las dos iguales) empieza mi sector favorito. Monto fácil en la bici (cual ciclocrossman) calzando las zapatillas a la primera y venga a pasar gente, venga a pasar gente. El recorrido es relativamente fácil, con una ligera ascensión al principio que se hace muy cómoda ya que sopla el viento tímidamente a favor. Un punto de retorno y vuelta por el mismo sitio aunque se hacía un poco más dura por mas terreno ascendente y un poco de viento en contra. Drafting? Inevitable con carretera acotada a la mitad y con tanta gente. En cierto modo me dá igual que la gente vaya chupando rueda o no. Bajo mi punto de vista, salvo los que se juegan la victoria o puestos relativamente de honor, creo que se trata de una cuestión personal. Aunque de igual si que es un poco frustrante ver como ves en el retorno, gupos que podrías alcanzar y que no lo logras porque son más de 30 y no es que no haya drafting, es que es un pelotón. Aquí una puyita para los comisarios, a mi me llamaron la atención en una ocasión que fui adelantado y aún no me había dado tiempo a colocarme en otro lugar. A partir de la 3ª vuelta marcharíamos unos 4 o 5 alternando adelante atrás, pero siendo conscientes (por lo menos yo) de no hacer drafting, y a algunos nos llamaron la atención: Entiendo que para los comisarios es más fácil advertir a 5 o 6 que advertir o cargarse un pelotón de 30 unidades, daría mala imagen para un triatlón popular. Al margen de eso, disfruté mucho en el sector bici, tiempo neto: 2:23:20 a una media de 36,7 Km/h.

Carrera

Después de clavar el tiempo de la T1, salgo a lo que en parte sería mi pequeña decepción, la carrera a pié. Tenía esperanzas en hacerla más o menos bien aunque reconozco que llegué sin muchos kilómetros en los últimos meses dedicados a la carrera a pie. La primera vuelta sentía como dos martillos en mis cuádriceps martillando a la par que daba un paso, empieza la carrera psicológica. Paciencia y paciencia, ver lo que has hecho y que nada te podrá parar…Quiero apretar pero las piernas dicen que no, que donde voy con la que me está cayendo, jeej. Me pasa mi compañero Kike Morán como un rayo en su 2ª vuelta (acabaría 9º en la general) dándome ánimos y consejo, que tío más grande! Veo a David, en un momento pienso que puedo alcanzarlo pero debo estabilizar mis cuádriceps. Segunda vuelta y empiezo a olvidarme de los cuádriceps (aunque parece que duele todo)y a marcar un ritmo que me permita llegar al final, mientras en la mitad de esta me pasa mi compañero Pablo Regueira (auténtica revelación del club mejorando mucho en bici y carrera, bravo!) No puedo seguirlo si quiero sobrevivir al final. Pasada la mitad de la tercera vuelta alcanzo a David, que se había parado a estirar, ya que iba tocado y en breve empezaría el calvario de la cuarta vuelta. Pasado el primer avituallamiento que estaba de salida, primer toque del Aquiles derecho, aunque pasaría ya se encargaría de recordarme donde está cada minuto, sigo puedo seguir. Al pasar el segundo avituallamiento, se une el Aquiles izquierdo a la fiesta WTF!! Joder! Ahora no! Solo me quedaban dos kilómetros, si paro igual no puedo seguir. Empiezo a mover los dedos de los piés arriba / abajo y compruebo que si los mantengo para arriba se relaja el Aquiles y me permite correr con más o menos dignidad, hasta llegar a la rotonda final, donde esperaba mi familia y ya solo quedaba encarar los últimos 200 mts a meta. La disfruto, saludo cual ganadora la afición (un punto de friki no nos vamos a engañar), alzo los brazos… ¡He ganado mi reto! ¡Lo he ganado!

Esto es lo que da de sí 4:42:15

Anuncios

A punto!

*texto publicado originalmente el 14 de septiembre de 2013 en el anterior blog:

 

A punto. Y si no, ya no hay vuelta atrás. Mañana es el gran día esperado y por el que he intentado prepararme, aunque creo que sinceramente el reto ya lo he superado pase lo que pase mañana.

Si lo vemos desde una perspectiva olímpica, prepararse para un reto como el de mañana es en realidad el verdadero reto. Sobrevivir a un ciclo olímpico, pasar dificultades y diferentes pruebas clasificatorias para un deportista (sobre todo en España) es un verdadero reto. En mi caso estoy convencido, que ya lo he pasado. Entrenar a contracorriente, buscando horas donde parecía que el reloj estaba acostado o simplemente tomandose una caña. Aprender a flotar y poder realizar algo más que 100 mts seguidos en el agua…Nos reímos ahora, pero hace un año no tanto, jeje. Pase lo que pase, ya lo he superado.

Ahora que quedan 24 h, es momento de preparativos y de hacer balance. De agradecer al gran grupo que formamos Atletismo Porriño tantos momentos, a Dani Mouriño por entrenarnos a veces más la mente que lo físico. De agradecer los ánimos de los amigos, y de llevar presente a mi familia.

Este ha sido mi reto, y os animo a que os busquéis el vuestro. Si #yo puedo ¿por qué no vosotros?

Un mes exacto para el reto

*publicado originalmente el 15/08/2013 en el anterior blog.

Un mes exacto para el Desafío Cíes, no hay vuelta atrás. Hoy puedo decir que confío más que nunca en poder realizarlo, poco a poco voy perdiendo mis miedos.
Cuando me planteé realizar este triatlón de Media Distancia, sabía que tanto el recorrido en bici como la media maratón (sin perderle el respeto) podría estar al alcance, pero en el agua como nos pasará a muchos es donde tenía mis dudas.
Casi con una progresión autodidacta, por eso de no poder compatibilizar mis horarios con los compañeros, hace diez meses me resultaba muy complicado realizar más de cuatro largos seguidos en piscina corta. Si bien soy muy consciente que me queda muchísimo por mejorar, a día de hoy creo que podré pasar el sector agua del reto con más o menos solvencia para lo que espero. Intento aprovechar cada sesión que puedo coincidir con Dani, nuestro entrenador en Atletismo Porriño, aunque no sean tantas como me gustaría. Llevo cuatro triatlones realizados de distancia Sprint y dos travesías a nado con distancias mas largas que 1.500 mts,la última ayer en Moaña.
Con las sensaciones de agobio que traía de la anterior travesía de 1.690 mts en Bueu, afrontaba los 2.000 de Moaña, con la clara intención de hacerme con la distancia, sin agobios sin prisas y con un poco más de técnica aprendida (no quiere decir que se ponga siempre en práctica). Con mas calma interior el resultado fue mejor de lo que esperaba, mejoré en unos segundos el 100, y por supuesto el crono final esperado. Pero lo mejor es la sensación de haber disfrutado mucho más que hace un mes, incluso con el tiempo a mayores realizado por el lógico incremento de distancia me ha parecido corta.
Un mes, solo un mes exacto. #yopuedo

 

 

Triatlón Moaña

*publicado originalmente en junio 2013 en el anterior blog.

EL pasado Domingo, se disputó en la localidad de Moaña el “I Triatlón Moaña Herbalife” en formato sprint, abierta a todo tipo de participantes en salida única.
La Praia da Xunqueira se ofrecía como marco excepcional para un triatlón de estas características y con casi 300 participantes. Las pistas de Atletismo en las inmediaciones de la playa servirían de boxes para las transiciones. Los 750 mts de natación se realizaron en la misma playa en un recorrido rectangular, la bicicleta en un circuito urbano con dureza media en su mitad y la carrera a pié por el paseo peatonal de la misma playa.
La Carrera masculina la ganaría el Triatleta del club organizador el GT Morrazo y Lucas Escalante y en categoría Femenina La triatleta del Triatlón Motobike Tatiana Domínguez
De parte de nuestra “Tribu “ de Atletismo Porriño participamos 13 componentes, siendo el mejor clasificado Isma Lago.
Personalmente, sumaba una nueva experiencia de cara a mi reto. Pude comprobar que falta mejorar en natación un mundo, ya no para tener ritmos rápidos, si no para el tiempo que haga lo realice con la máxima tranquilidad posible. Pude comprobar también, que (curiosamente) si el circuito de bici tiene algo de dureza no me va mal. En la carrera a pié voy subsistiendo, ni tan mal. Al final un 77º puesto, contento de poder participar.
Ahora toca este Sábado 6 el triatlón de Poio y tocan viajes y viajes de trabajo por lo que cada vez tendré más complicado entrenar, ese es mi primer gran reto: Tener ganas de entrenar noches o mañanas muy tempraneras, o antes o después de estas largas jornadas de trabajo que esperan. Ojo, que no falten! Jeje

Triatlón Riazor

*articulo publicado en junio 2013 en el anterior blog.

 

Triatlon Riazor:

Sigo acumulando experiencias, esta vez probé con el triatlón en Mar, en una nueva edición del Triatlón de Riazor, en la playa del mismo nombre de la bonita ciudad de A Coruña. Suerte que soy cabezón y perseverante en la búsqueda de mis objetivos, porque si llego a hacer caso a la cantidad de gente que me aconsejó que no fuese, no conseguiría probar y tener una buena experiencia.
Está claro que este triatlón había resultado duro por el fuerte oleaje el pasado año, y aunque no me amilanaron los comentarios si que hicieron que fuese con un temor ante lo que me pudiese encontrar. Aquí me encuentro con alguna que otra teoría sobre los caminos para llegar a un objetivo. Lo normal es que la gente escoja el punto fácil, a mí muchas veces dependiendo que, me gusta ir por el camino difícil, ponerme en el peor de los casos o situaciones, si el objetivo final es la prueba de septiembre, ¿qué más da fracasar en las pruebas que pueda hacer para prepararme? Está claro que cada uno escoge su camino…
Entrados ya al lío, me fui con la familia a pasar el fin de semana para A Coruña (al final se trata un poco de esto en estas edades) con la excusa del triatlón. La mañana del domingo amanecía húmeda, y aunque amenazaba lluvia no lo hizo en todo el día. Una vez allí aparecían mis compañeros de Atletismo Porriño, María, Sandra, Fon, Los Pablos, Iván e Isma, con los que pasamos un gran día, antes, durante y después de la prueba en la comida.
Sobre la prueba en sí, acabé muy contento porque conseguí realizar una buena sección de natación para mi nivel, acabando en 14 min. (Aunque fuese de los últimos tiempos en la general) y mejor aún comprobar que fui capaz de realizar una buena orientación.
El sector bici fue donde más disfruté, con un circuito prácticamente llano propicio para rodar con desarrollos muy fuertes, no en vano me saldría una media de 34,5 km/h. contando que se incluye el tiempo de transición desde que sales del agua hasta que empiezas a correr.
Y en la carrera a pié me encontré muchísimo mejor que en porriño, que aunque marqué unos segundos de mas que allí, creo que en Riazor había bastante más distancia porque la sensación aquí fue de marchar más fuerte.
Al final puesto 115 con un tiempo de 1:11:48. Contento también por mis compañeros, donde Fonso Conde acabaría en el puesto 26 de la general y como 2º Sub23 y María Martínez acabaría 2ª en la general de chicas y 1ª Sub23.

Esto del triatlón ya me decían que engancha, y tienen/tenían razón, me está gustando mucho. Me gusta el equilibrio que hay que buscar entre las tres disciplinas, pero una de las cosas que más me está gustando es que no solo ejercitas el físico, sinó que ejercitas de una forma muy importante la mente. Mentalmente te obliga a estar en alerta constante durante todas las disiciplinas, a pensar antes de acabar un sector en como vas a realizar la transición en prepararte para empezar sin tiempo de descanso el siguiente. Me parece un deporte brutal para la motivación y estimulación mental

Triatlón Porriño

*articulo publicado en Junio 2013 en el anterior blog

Quien no tuvo nervios su primera vez? Yo tuve muchos, muchísimos.

En mi preparación para el Desafío Cíes, una de las cosas que más me preocupan es el poder adquirir experiencias en distintas competiciones, y el pasado 25 de Mayo, se daba una buena posibilidad, y aparte en casa, en Porriño.

Después de una turbulenta semana, en cuanto a pruebas de neopreno y miedos varios superados en la medida de lo posible (disculparme que no os dé detalles, que aún conservo algo de sentido del ridículo,)) nos presentamos los del Atletismo Porriño en la Marina de Tui, donde se realizaría la natación y transición a bici.

Preguntas, preguntas preguntas a todos los compañeros que ya vienen curtidos en estas lides…Oye, como dejas el casco en la bici, aceite debajo del neopreno? Por donde nado? Intentaba quedarme con todos los consejos de Kike, Fon, Isma, María…

Colocada ya la bici y puesto el neopreno, me lanzo al agua a calentar bien y adecuarme a la temperatura. Nado hasta una de las boyas del recorrido y me encuentro con Tavo Rodríguez, que estaba preguntando a las lanchas como venía la corriente. Nada lo más próximo a este lado, que irás mejor, me decía…ya, que cuando se dé el caso voy a tener lucidez físicia y mental para hacerlo, pero muchas gracias por sus consejos, un buen tipo.

Una vez en la línea de playa, nos indican que debemos avanzar hasta el medio del rio y ponernos en línea de una boya. La salida se iba a realizar desde el agua, para realizar los 750 mts de natación, en un recorrido rectangular.

Suena la señal que daba comienzo a la prueba y compruebo una de las cosas que me habían comentado, manotazos, patadas… en un momento nado a caballo de dos tíos que me cerraban, consigna principal, no dejar de bracear, intentar deslizarse aunque sea un poquito. Llega la primera boya y no me oriento mal del todo, la paso con solvencia, camino a la segunda, buena orientación también, pero me cuesta salir de ella ya que se forma un tumulto de gente que intentábamos hacer lo mismo, impresionante, braceo y braceo y no avanzo. Conseguido ya sobrepasar la segunda boya, queda la tercera río arriba. En esta me desvío un poco hacía fuera y tengo que hacer un esfuerzo más que el pensado para superarla y encarar la transición.

Al fín consigo salir del agua en 16:05 el 157 puesto en natación, jojo…. En la transición me disperso un poco, aunque no me importa, se trataba de recuperar aliento para coger la bici.

La línea de montaje, estaba situada en medio una pendie nte considerable de unos 100 mts. así que como había planeado en un principio y la subo a pié, montando justo arriba de todo. Creo que acerté ya que al no ser muy experto, podría montar una buena.

En bici empiezo a remontar, me agarro rápidamente a un tío que va rápido y le ofrezco rueda, vamos pasando mucha gente. El camino hacia Porriño es ligeramente duro, para mi corta forma en bici, así que el chico con el que había hecho los primeros kilómetros se va en uno de los largos repechos… así que toca remar y remar en solitario, aunque no dejo de pasar gente. A falta de 5 kms, me alcanza Jesu carballido, que había sido ciclista hasta hace bien poco, y con el ponemos un buen ritmo y la llegada a la transición de Porriño se hizo un poco más rápida y llevadera. Al final unos 38 min a 31.29km/h.

Toca dejar la bici y calzar zapatillas, para dar dos vueltas por el centro urbano de Porriño. En la primera vuelta notaba que no era capaz de coger aliento ( esto del tri es muy explosivo ) y no lograba poner un ritmo que me fuese cómodo. En la segunda vuelta, ya pude correr más comodo de piernas y de aliento, acabando la carrera a pié en 20:22 que está mejor de lo que pensaba y más teniendo en cuenta que mi marca en 10k son 38:05.

El resultado de esta gratificante tortura, 1:14:52 puesto 97 y pensando en cual sería el siguiente.

Llegada a meta y saludos a los que estaban y los que llegan, cambios de impresiones… que tal el agua? Eh! Que al final conseguí acabar! Etc.. todos muy contentos con ganas de repetir.

En chicos ganó Gustavo Rodríguez y en Chicas nuestra compañera María Martínez.

Product Launch SS14

Product launch SS14.

En mi empresa realizamos dos convenciones de producto al año, una para invierno y otra para verano, son los “Product Launch”. Suelen reunir a los comerciales de todo el mundo para presentarnos las novedades para las siguientes campañas, y las estrategias y situación de la empresa.
Recientemente hemos podido asistir al “product Launch SS14” que este año organizábamos el equipo español en la isla de Ibiza.
Cada vez me gustan más estas reuniones, porque las marcas avanzan en sus colecciones, sin perder su rumbo de Calidad/precio que hace que la empresa goce de buena salud.
En verano, nuestras colecciones más potentes y que, sinceramente, más me han gustado son las colecciones de Ciclismo y running de Dare2b, donde nos acompañaba un día Oscar Pereiro, para presentarnos la línea que apadrina.
Me ha gustado mucho también la nueva colección de XERT, nuestra gama más técnica, con tejidos innovadores y ligeros, para los montañeros más exigentes, que se renovaba e incluirá el nuevo logotipo de Regatta que también nos han presentado.

Reuniones, reuniones y algo de fiesta también, no lo vamos a negar. Siempre nos incluyen un día de actividades, para realizar en grupo. Este año nos propusieron actividades en la playa, carreras a ciegas, construcción de una balsa con posterior carrera etc…
Ahora queda lo mejor, presentar toda la colección y hacer que esta llegue al máximo público posible!